Federación Sefaradí Mundial

Historia
El primer Congreso de la Federación Sefaradí Mundial tuvo lugar en Viena, en 1925, organizado por el fallecido Eliyahu Eliachar, presidente de la Comunidad Sefaradí de Jerusalem y vicepresidente de la Federación sefaradí.

El Rabino Ouziel de Israel, y el Rabino Shalom Picciotto, de la diáspora, fueron elegidos como presidentes de la Federación

Hasta 1951 carecemos de documentación sobre las actividades de la Federación Sefaradí.

Con el objetivo de renovar las actividades de la Federación, se realizó una convención especial en París, en 1951.
Los tres comités de las comunidades sefaradíes: Jerusalem, Haifa y Tel Aviv, estuvieron entre los fundadores de la nueva Federación Sefaradí Mundial.

Asher Ben Roy y Sir Sebag Montefiori, de la diáspora, fueron electos como presidentes de la Federación, y el difunto Eliyahu Eliachar y Behor Shitrit de Israel fueron electos como vicepresidentes.

Los principales fundadores de la Federación fueron: el Prof. Cassin de Francia, el Rabino Jefe Ouziel de Israel, el Rabino Sola de Nueva York, el Rabino Elkalai de Yugoeslavia, y Shitrit y Sitton de Israel.

El Congreso de Jerusalem
En 1954 se inauguró festivamente el tercer Congreso Sefaradí, con la asistencia de delegados y representantes de todo el mundo. El Congreso inició el camino a una nueva era en la Federación Sefaradí y sus metas fueron claramente definidas:
1. Expresar la unidad del pueblo judío, y todas sus comunidades en el mundo.
2. Asistir al Estado de Israel a alcanzar sus objetivos prioritarios.
3. Fortalecer el legado espiritual y cultural de Israel en las diversas comunidades.
4. Reforzar la colaboración con todas las organizaciones judías.
En lo tocante al período de 1954 a 1973, cuando el sr. Nessim Gaón se incorporó a la Federación, carecemos de toda documentación sobre las actividades de la Federación Sefaradí en Israel. Empero, varios libros autobiográficos de líderes mencionan a la Federación Sefaradí.

Fueron años cruciales e importantes para el Estado de Israel: el establecimiento del estado, las numerosas olas inmigratorias de los países árabes y orientales en las décadas del cincuenta y el sesenta, y las guerras de Israel.

La FSM bajo el liderazgo de Nessim Gaón.
En 1973, el sr. Nessim Gaón fue electo presidente de la Federación Sefaradí Mundial.
Nessim Gaón considera al Estado de Israel como el centro espiritual, político y cultural del pueblo judío.
Inmediatamente después de su elección como Presidente de la Federación, Gaón inició negociaciones con el presidente de la Agencia Judía y la Organización Sionista Mundial, Arie Pinkus, cuyo resultado fue que la Federación Sefaradí Mundial estaría vinculada con la Organización Sionista Mundial y tendrá varios representantes: delegados en el Congreso Sionista y el Comité de Acción Sionista, un puesto en el Ejecutivo de la Organización Sionista, en el Keren Kayemet LeIsrael, y un puesto en la Junta de Gobernadores de la Agencia Judía.

Desde el punto de vista histórico, el principal logro fue el establecimiento del Departamento de Comundiades Sefaradíes en la Organización Sionista Mundial, con su propio presupuesto anual, así como un fondo de becas para asistir a estudiantes de origen oriental y sefaradí en Israel.

En 1987, se organizó un Congreso Sefaradí que sesionó durante una semana entera: se inauguró en Ginebra, Suiza, el viernes, y continuó durante cuatro días más en Jerusalem. En ese congreso se definieron las instituciones de la Federación Sefaradí Mundial, así como la composición y estructura de sus filiales.

Objetivos y Metas de la Federación Sefaradí Mundial.
La FSM fue creada para alcanzar los objetivos siguientes:
1) Crear, preservar y desarrollar los lazos espirituales y culturales entre todas las comunidades sefaradíes del mundo, además de reforzar los valores morales y espirituales del judaísmo y del legado sefaradí, con sus matices y pluralismo.
2) Proporcionar apoyo material y moral a las comunidades judías del mundo, trabajar en aras de la unidad del pueblo judío con la preservación de los valores de igualdad, justicia y respeto por las tradiciones específicas de cada comunidad, ya que esas tradiciones son la esencia de su vitalidad y particularidad.
3) Reforzar los lazos entre las comunidades sefaradíes del mundo e Israel, trayéndolas para manifestar su solidaridad con Israel y contribuir a el acercamiento entre esas comunidades, en un espíritu de fraternidad y justicia social.
4) Apoyar a las comunidades sefaradíes en situaciones de riesgo en el mundo, y adoptar las medidas necesarias para ayudarlas a recobrar su libertad.
5) Participar activamente en la lucha por los derechos humanos donde esos seres humanos sean privados de su libertad, independiente de su origen, raza o credo.