Cine Foro Los Refugiados Olvidados

Cineforo sobre Los refugiados olvidados organizado por el CESC

El fin de las comunidades judías árabes fue la continuación de la Shoá Natán Naé

El fin de las comunidades judías en los países árabes no fue sino la continuación de la ola de nacionalismo y, en este sentido, se puede considerar una extensión del Holocausto planeado por los nazis, dijo el doctor Jesús Ollarves, asesor en materia de Derecho Internacional del Parlamento Latinoamericano, quien participó como experto en un cineforo sobre la película Los refugiados olvidados, organizado por el Centro de Estudios Sefardíes, en alianza con la Federación Sefaradí Latinoamericana.

Hace setenta años, la creación del Estado de Israel fue la excusa para borrar las comunidades judías del Norte de África, el Medio Oriente, Yemen e Irán, consumándose así el antisemitismo musulmán, una idea insuflada desde el nacionalismo. No en balde, Hitler tuvo como aliados a algunos líderes como el Mufti de Jerusalén, que aspiraban a extender la Solución final a sus territorios.

La presidente del CESC, Miriam Harrar de Bierman, al dar la bienvenida al foro, introdujo a la audiencia al tema del documental. La proyección del trabajo de Michael Grynzpan (2005) sobre la expulsión y virtual fin de las comunidades milenarias de judíos en los países árabes e Irán, se hizo ante la cercanía de la conmemoración mundial de estos hechos, establecido por la Knéset el 30 de noviembre.

Tras el filme, se realizó un foro sobre el problema de estos refugiados en el que participaron, además del doctor Ollarves, la doctora Andrea Santacruz, directora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Metropolitana y el señor Róger Bittón, en calidad de testigo presencial de la expulsión de la comunidad judía de Alejandría en los años 50.

Santacruz explicó cuáles eran los instrumentos legales, en materia de Derechos Humanos, que protegen los derechos de las personas a no ser desterradas por razones religiosas o raciales, entre otras causas, y la obligación del sistema internacional a asumir responsabilidades.

Ollarves, por su parte, destacó la ineficiencia del derecho internacional por su aplicación discrecional, que se nota la injusticia como el caso de los «refugiados olvidados», así como también el papel de la historiografía, que ha ocultado su existencia y solo se fija en el caso de su contraparte palestina, cuyos derechos han sido violados por los Estados árabes receptores, al no normalizar su situación y mantenerlos permanentemente en esa situación.

El señor Róger Bittón contó cómo de ser una comunidad próspera, la egipcia se vio obligada a abandonar sus propiedades solo con una maleta y un anillo. Él, su esposa y su hijo de meses tuvieron que salir de Alejandría y escogieron Venezuela porque la compañía en la que trabajaba tenía una sucursal en el país.

Al final, tras una pregunta del público, el doctor Ollarves insistió en el papel de la cultura como forma de combatir la desmemoria y las mentiras que se han tejido alrededor del tema de cómo los países árabes trataron a sus ciudadanos judíos e instó a los intelectuales y artistas a seguir investigando y arrojando luces sobre estos hechos, para educar a los pueblos en la verdad.

El foro tuvo lugar en la sala Paseo, del Trasnocho Cultural, y contó con la moderación de Néstor Garrido, director de la revista Maguén-Escudo, del Centro de Estudios Sefardíes de Caracas, uno de los órganos culturales de la Asociación Israelita de Venezuela.

Discurso Los Refugiados Olvidados